20 de diciembre de 2016

MÁS DÍFICIL TODAVÍA

23 comentarios


Pese a que tengo dos hijos y el menor  todavía cree militantemente en los Reyes Magos  si hoy pudiera pedir un deseo pediría que fuera siete de enero... veinte días seguidos de sábado siete de enero para disfrutar de verdad del tiempo compartido, pero, por favor,  sin sorteo de la lotería, sin nochebuena, sin año nuevo...

 Desde hace años para mi la Navidad se ha convertido en un circo de tres pistas en las cuáles voy de un lado a otro como pollo sin cabeza (o como centro del campo de mi  Atleti, que viene a ser lo mismo).  Y mientras resuenan los chasquidos del látigo del  director anunciando a bombo y platillo eso de "más difícil todavía" yo hago  como los peces del villancico; cocino y cocino y vuelvo a cocinar y después recojo y recojo y vuelvo a recoger y cuando mi casa recupera su aspecto normal y deja de parecer un campamento afgano, resulta que tengo que empezar otra vez. Al  mismo tiempo escojo, envuelvo y coloco los regalos, entretengo a los niños que se van haciendo mayores y proporcionalmente exigentes, intento que ni padres ni suegra se sientan desatendidos o agraviados, aguanto como buenamente puedo las múltiples  y diversas gilipolleces de todos los miembros de mi familia y... acabo cansadísima. Hasta bien entrado Marzo no vuelvo a ser persona.😩

Solía llevarlo con bastante buen humor, pero este año definitivamente el Sr Scrooge se ha apoderado de mi  hasta el punto de que esta mañana, al salir del gimnasio, he contestado  "y si ni nis vimis filicis fistis" a un tipo que acababa de despedirse de mi con esa felicitación que empieza a resultarme odiosa, un tipo que me cae como el culo desde siempre, eso es verdad, pero que tampoco se merecía una contestación así, o si se la merecía, qué coño, pero yo no me hubiera creído capaz de dársela hasta que la expresión de su cara me hizo comprender que, efectivamente, había dicho "aquello" en voz alta...

Estaré "out" algunos días, no sé muy bien cuántos, repito que no vuelvo a ser persona hasta bien entrado Marzo, pero bloguera  seguro que si vuelvo a ser antes😋

Ah... y si no nos vemos, felices fiestas 😋😋😋






Canción de Navidad Serrat&Sabina





13 de diciembre de 2016

SAMIGUEL VII: LA TRANSPARENCIA FRÍA

22 comentarios




" Pero desciende, corazón, repasa
yerba secreta y el hayedo oscuro
como la planta antigua del pastor.
Baja a escrutar la transparencia fría,
entra en el bosque de las venas, siente
los arroyos pacíficos, el ruido
denso y materno de la leche, escucha
el paso prodigioso de las bestias."

Antonio  Gamoneda- Pasión de la Mirada

7 de diciembre de 2016

SAMIGUEL VI: GROC

31 comentarios



Hace algunos años Eastriver, un bloguero que, como yo, tenía las costumbres de cambiar de blog y desaparecer por temporadas (tanto que aunque lleva tres años largos en modo pausa todavía no perdí la esperanza de que vuelva)  publicó un post titulado "Groc". Contaba como el niño que había sido pintó una vez  un sol verde en vez de amarillo. Yo entonces no sabía que groc significa amarillo en catalán ni hasta que punto aquel post delicioso, escrito con tanta gracia como ternura, con tanta melancolía como elegancia, iba a catalanizar mi percepción del amarillo. Desde entonces, sobre todo en otoño, el amarillo para mí sólo puede ser "groc". Eastriver, que también es maestro como ella, era uno de los muchos amigos de Paradela y, seguramente, uno de los más dolidos por su ausencia.


Cuando era niña y creía a pies juntillas en el ángel de la guarda, recuerdo haberme enfrentado a Dios algunas veces para reprocharle amargamente que otros críos tuvieran un auténtico ángel de la guarda y a mí, en cambio, me hubiera enviado un becario indolente y cobarde con nulo sentido de la iniciativa y la creatividad y una perversa vocación de funcionario español de caricatura. Sólo así, pensaba yo, se podía explicar tan mala suerte. Me pusiste un becario y encima con eso de que hay que perdonar setenta veces siete te cubriste la espalda, le gritaba a aquel ojo implacable, rencoroso, que vivía en su triángulo. 


Ahora que ya no tengo Dios (aunque sospecho que eso no me ha librado del becario) si que tengo un ángel que más que de la guarda lo es de la compañia; Paradela. Pienso en ella siempre que me encuentro riéndome a carcajadas de algo de lo que también ella se reiría, o que un libro, una canción, una fotografía me llegan a conmover,  pienso en ella cuando veo a esas mujeres que canturrean mientras trabajan en los huertos y también cuando los titulares de los periódicos me avergüenzan y me indignan, pienso en ella  cuando recojo las manzanas en octubre y cuando  imagino mi limonero echándola de menos tanto como yo.... Pensé mucho en ella, mucho, cuando hice esta foto; todo el otoño abrazado, o cautivo, en la cardencha y tan groc como el sol de Eastriver.

1 de diciembre de 2016

EL CANTAR DE LOS PÁJAROS

24 comentarios



"El cantar de los pájaros, al alba,
cuando el tiempo es más tibio,
alegres de vivir, ya se desliza
entre el sueño, y de gozo
contagia a quien despierta al nuevo día."


Luis Cernuda / Tres misterios gozosos