SAMIGUEL VI: GROC




Hace algunos años Eastriver, un bloguero que, como yo, tenía las costumbres de cambiar de blog y desaparecer por temporadas (tanto que aunque lleva tres años largos en modo pausa todavía no perdí la esperanza de que vuelva)  publicó un post titulado "Groc". Contaba como el niño que había sido pintó una vez  un sol verde en vez de amarillo. Yo entonces no sabía que groc significa amarillo en catalán ni hasta que punto aquel post delicioso, escrito con tanta gracia como ternura, con tanta melancolía como elegancia, iba a catalanizar mi percepción del amarillo. Desde entonces, sobre todo en otoño, el amarillo para mí sólo puede ser "groc". Eastriver, que también es maestro como ella, era uno de los muchos amigos de Paradela y, seguramente, uno de los más dolidos por su ausencia.


Cuando era niña y creía a pies juntillas en el ángel de la guarda, recuerdo haberme enfrentado a Dios algunas veces para reprocharle amargamente que otros críos tuvieran un auténtico ángel de la guarda y a mí, en cambio, me hubiera enviado un becario indolente y cobarde con nulo sentido de la iniciativa y la creatividad y una perversa vocación de funcionario español de caricatura. Sólo así, pensaba yo, se podía explicar tan mala suerte. Me pusiste un becario y encima con eso de que hay que perdonar setenta veces siete te cubriste la espalda, le gritaba a aquel ojo implacable, rencoroso, que vivía en su triángulo. 


Ahora que ya no tengo Dios (aunque sospecho que eso no me ha librado del becario) si que tengo un ángel que más que de la guarda lo es de la compañia; Paradela. Pienso en ella siempre que me encuentro riéndome a carcajadas de algo de lo que también ella se reiría, o que un libro, una canción, una fotografía me llegan a conmover,  pienso en ella cuando veo a esas mujeres que canturrean mientras trabajan en los huertos y también cuando los titulares de los periódicos me avergüenzan y me indignan, pienso en ella  cuando recojo las manzanas en octubre y cuando  imagino mi limonero echándola de menos tanto como yo.... Pensé mucho en ella, mucho, cuando hice esta foto; todo el otoño abrazado, o cautivo, en la cardencha y tan groc como el sol de Eastriver.

Comentarios

  1. Esos acercamientos y esos colores de otoño son una maravilla, sobretodo ahora que estamos a pocos días para que se acabe esa estación.

    Espero que encuentres ese amigo bloguero y podaís de nuevo cambiar experiencias.

    Que pases unos estupendos días de puente!

    ResponderEliminar

  2. La foto es una grocmaravilla. El sol tendría envidia...
    El texto... el texto es todo ternura, una conglomerado de recuerdos bien unidos por una palabra... que no sé explicar ahora mismo pero que tú si que entiendes.

    1 b RR

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Sí, creo que entiendo.

      Muchas gracias, Ñoco. Un beso :)

      Eliminar
  3. Hola.

    Brillantes obras.
    Gracias por su visitar siempre.

    Le deseo todo lo mejor.
    Saludo y un abrazo.

    Desde Japón, ruma ❃

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no recuerdo haberte visitado, ruma, pero ahora si lo haré :D :D :D

      Muchas gracias a ti.

      Saludos

      Eliminar
  4. Que amarillo más groc...jeje
    A mí me gusta mucho el amarillo, muchísimo; y la foto, una preciosidad, luminosa.
    Y de Paradela....todos los días me acuerdo, todos, todos; lo sabes, verdad? Sé que lo sabes; y sé que ella lo sabe también. Y me acuerdo mucho más de ella en otoño. Adoraba el otoño..bueno, adoraba la vida en sí misma.Muchos días leo en su blog lo que ella había hecho ese día, voy escogiendo los años. Y algún día iré, lo sé también, aunque paradela siempre esté ya aquí. Sí, ahí.
    Un beso Vega

    P.D.(me alegro de haberte hecho reir...Cuando quieras vamos a ver los pájaros y les aplaudimos:D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, groc, groc :D

      Yo también lo he pensado, ahora iré a ver Paradela y a dar un abrazo a mi limonero... pero creo que yo. No lo hice cuando valía la pena y ahora la pena sería la que haría que no valiera el viaje. Un beso, Moni. Pa´los pájaros me llamas. Gracias

      Eliminar
  5. Es mi flor, a Mila le enfada mucho cuando le digo que me lleve cardos al cementerio, de chico jugaba con ellos con el consiguiente riesgo de pincharme,(y me pinchaba,claro) a Paradela seguro que también le gustaban, su energía está contigo.
    Recuerdo también a Estriver, no estaría mal que regresara,se hacía entender muy bien y defendía sus postulados con tolerancia y buenos argumentos, aunque no a todos gustaran.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chico, a mí también me enfadaría, además tú eres inmortal, no disimules :D

      No siempre hay que gustar, me parece, es un poco adolescente eso de estar queriendo gustar siempre, pero si creo que hay que intentar gustarse uno. Porque vives contigo, más que na ;)

      Un abrazo Tejón. Gracias mil

      Eliminar
  6. Vega, muchas gracias por visitar mi blog, veo que tenemos amigos en común, este mundo no es tan grande, jeje. Me gusta la limpieza y claridad de tu espacio, todo muy cuidado y ordenado. La foto me encanta, llena de luz y color dorado que solo el sol puede dar, no parece otoñal, pero con estos cambios climáticos, todo puede ser.

    Feliz puente, de lo que queda.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, este mundo no es tan grande, de hecho es más pequeño cada vez :) Visito tu blog desde hace tiempo, Enrique, lo que no había hecho hasta ahora es saludar. Admiro mucho lo que haces, la elegancia de la simplicidad. Ves las fotografías que a mí me gustaría ver y que si que consigo ver... en tu blog :D

      Gracias.

      Abrazos

      Eliminar
  7. Pues acabo de enlazar a Eastriver en nuestros muros de Facebook, para que tenga constancia de estas añoranzas. Sé que no te molesta el haberlo hecho :)

    Y de la foto ¿qué te digo?... a ver, no me gusta el amarillo (lo "soporto" solamente) pero hay amarillos especiales que me atrapan y... sí, porqué no decirlo, me enamoran. Hoy, Ro, "menamorao". Gracias.

    Y de María Jesús ¿que te puedo decir?... que la extraño, que me sentí otra vez huérfana, que casi he perdido la oportunidad de seguir creciendo como mujer y persona porque se me fue la mejor maestra en ambas lides. Ella era tan especial que, cuando me dijo -mucho tiempo antes- que le quedaba poco en este mundo, me aseguró no tener miedo y me animaba a no tenerlo yo tampoco. Como "sobreviente" comprendí su no miedo, que nada tiene que ver con la valentía. Y ella lo era y mucho. Yo solo fui inconsciente.

    Gracias por estar aquí compartiéndonos belleza. Y cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre te andas enamorando :D :D :D

      No, no me molesta, Mariluz, estoy muy contenta de no tener facebook, pero está bien que lo tengáis vosotros :D

      Gracias siempre a ti, chula. Un abrazo grande

      Eliminar
  8. Me emcanta el amarillo Vega, dá alegría y es pura luz.
    Como no rccordarse de Paradela...Siempre comentabamos como nos iba el huerto.A ella como a otro gran amigo que también nos dejó los tengo siempre delante y de vez en cuando entro a verlos. Hay personas que desde el principio calan hondo.
    Por cierto el cardo está bellísimo !!
    Buen fin de semana.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tu también das alegría y eres luz :D No te pongas amarilla, eh?

      Hay una canción de Serrat muy,muy bonita... Uno de aquellos, con letra de Miguel Hernández. Dice que


      "Si hay hombres que contienen un alma sin fronteras,
      una esparcida frente de mundiales cabellos,
      cubierta de horizontes, barcos y cordilleras,
      con arena y con nieve, tú eres uno de aquellos."

      Paradela es una de aquellos...

      Un abrazo, guapa

      Eliminar
  9. No te localizo y me encantaría que me ayudaras un poquito. ¿Quién eres?Gracias a Mariluz he dado contigo y me ha emocionado este recuerdo por diversos motivos: por los tiempos del blog, siempre presente, por mis propios recuerdos grocs ("también el tiempo se pondrá amarillo sobre tu fotografía" escribió Miguel Hernández) y sobre todo por citar a Maria Jesús. Siempre que la recuerdo empiezo diciendo, lo que discutí con ella... y es cierto. Discutimos, nos enfadamos, nos enfrentamos, vimos las cosas de forma diferente, en fin... como para escribir un libro. Incluso pasamos épocas de esas de no hablarse, jeje. Nunca la conocí humanamente, igual nos hubiéramos llevado de maravilla aunque más bien sospecho que no, que más allá de la cortesía inicial hubieran saltado chispas. Supongo que en realidad éramos muy diferentes. Pero a veces ocurre en la vida que, más allá de las diferencias, hay algo que te une a la gente. Vale, igual no puedes estar mas de un cuarto de hora seguida a su lado, pero igualmente hay algo que te une. Quizá porque adivinas unas forma extraña de lealtad. O quizá porque entendiste que no siempre es necesario compartir el temperamento para querer a alguien. Me ocurrió con ella. Cuando leí en su blog lo de su operación la llamé. Lo hice varias veces. Yo sabía, sentía, lo enferma que estaba, pero mi cobardía con el tema de la muerte (ella no, ella nada de cobarde, era terriblemente valiente, terriblemente) mi cobardía con el tema de la muerte hacía que cada vez que le decía, te llamo en un mes o así, María Jesús, yo siempre pensara, igual no volveré a hablar con ella. Cierto día se cumplió mi miedo. Cuando supe lo mal que estaba no me atreví a llamarla. Cobardía mía, lo asumo. Frente a la muerte, disimulo, pero cuando ya no puedo disimular porque la evidencia es demasiado palpable, allí ya me quedo como un niño al cabo de la calle, sin saber qué decir. Y un día se murió, y Noche Infinita me llamó, aunque yo ya lo sabía. Desde entonces María Jesús, ese carácter de mujer, se ha convertido en referencia de mi vida, talmente como si hubiéramos compartido mil momentos en directo. Ayer mismo me entretuve con el mapa de google en mirar su tierra, su casa a la que nunca fui. Ya ves... Besos.

    ResponderEliminar
  10. Por cierto, no te dije lo dulce que me pareció este blog...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy Alma, Ramón, bueno, era Alma, ahora ya no :D en el mismo post, en los comentarios te dije lo mucho que me habia gustado el post y algo sobre que lo que no me había gustado tanto era que llamaras lengua del imperio al castellano :D

      Yo nunca conocí a Paradela. Tantas veces de paso a Galicia me decía ahora voy y le doy un abrazo. Nunca me atreví... cuando se despidió del blog fui tan torpe, tan simple, tan jodidamente insensible que creí que únicamente se despedía de eso porque eso es lo hacía yo cuando todo esto me hartaba, cerraba de un portazo y volvía a abrir en otro sitio, de otra manera o con otro nombre...Sabía que había estado enferma, también que no acababa de andar muy allá, pero nunca pensé que fuera a morirse, que tontería, cómo iba nada a poder con ella...ni me lo planteé. Al verano voy a verla, este año sí, pensaba. Me daba miedo ser un incordio para ella, siempre tan ocupada en dos o tres mil cosas a la vez, o que luego, frente a frente, no nos cayéramos bien o que no supiéramos de qué hablar, yo que sé... por eso nunca fui aunque muchas veces me lo pidió, pero si la quería, mucho, y la sentí siempre como una especie de "bruja" madrina, me queda la seguridad de que ella eso si lo sabía. Aún volvió aquí el 30 de enero que cumple años mi gremlin chico y le dediqué un post a dejar un comentario: vida feliz. Así se despidió de mí. Desde entonces intento poner todo de mi parte para que así sea.

      También percibí muchas veces ese cariño a veces bronco y siempre inquebrantable entre vosotros dos y, bueno, entiendo muy bien lo que dices de que ella se haya convertido en un referente en tu vida porque a mí me pasa y a mí amiga Moni, que la conoció más tarde, también :D

      Ha sido un gustazo volver a saludarte, Ramón. Gracias y un abrazo grande. Vida feliz, que diría Paradela :)

      Eliminar
  11. Admiración a su mundo hermoso.

    Le deseo todo lo mejor.
    Saludo y un abrazo.

    Desde Japón, ruma ❃

    ResponderEliminar
  12. Bueno parece que el reencuentro ha sido agradable dado el tiempo que ha pasado, me alegro enormemente por ello.

    Amarillos otoñales que nos recuerda tantas y tantas cosas.... mi estación favorita.

    Un abrazote y perdona la demora.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. También es mi estación favorita... por mucho que el calendario diga que dura lo mismo que las otras yo sé que no es verdad. Es mucho más corta

      Un beso, Bird

      Eliminar
  13. Preciosos amarillos en ese cardo, la hoja que lleva prendida y en el fondo. Todo un concierto de tonalidades amarillas.
    Fíjate, yo a mi ángel de la guarda lo imagino vago, indolente y comilón; ¿por qué será?
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D :D :D

      Seguro que es así. Alomejor es mi becario y lo tenemos a pachas.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Pufff! Leí un montón de comentarios y madre de dios,no se que poner esto sobrepasa el limite de mis conocimientos lingüísticos.Nada pues que bonita foto y sigue escribiendo asi.
    Abrazos de un pobre acobardado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jose, que alegría volver a verte.

      Un abrazo


      Eliminar
  15. Que gran ternura despiden tus palabras, amiga... Y la imagen, es magnifica

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

GRACIAS POR TU COMENTARIO 🤗🤗🤗