SAMIGUEL VII: LA TRANSPARENCIA FRÍA