SI TÚ QUISIERAS, GRANADA II: MEDIODÍA PERFECTO