EL GOCE DE ESTAR TRISTE




Sólo me queda el goce de estar triste,
esa vana costumbre que me inclina
al sur, a cierta puerta, a cierta esquina

J.L Borges


Aprendí de Paradela que los tarros de salsa de  tomate casera es mejor guardarlos boca abajo y que si preparas el adobo (ajo, sal, perejil) con antelación y lo guardas en un recipiente de cristal en la nevera puedes tenerlo siempre listo y ahorrar mucho tiempo. También que uno debe dejar de beber cuando colocando los dedos índice y corazón  a ambos lados de la nariz los nota como ausentes y que envejecer es  comprobar como se nos encoge el ombligo. Aprendí de Paradela que después de los 45 empieza la década prodigiosa de todas las mujeres y eso me ayudó mucho a despedir la treintena con esperanza y sin amarguras. Aprendí de Paradela que a los animalitos adultos los esperan sus hijitos en casa y a las crías las esperan en casa sus papás y que por eso no debemos andar importunando a  ninguno, sólo quitarlos de donde nos estorban y dejarlos seguir felizmente su camino, a menos, claro está, que nos los vayamos a comer porque también aprendí de Paradela que la comida es, quizá, la manera mejor de celebrar y bendecir la vida.


Decía la escritora Isabel Allende que todos los amantes de la vida se sienten inmortales. No creo que haya nadie que amara más la vida que Paradela, pero ella siempre supo que era mortal y se obligaba a si misma a decir que era vieja para ir asumiéndolo de a poco, no fuera a ser que la vejez, la real, la sorprendiera de golpe, sin haberse enterado. También supo siempre, porque era sabia, que prefería calidad a cantidad y que llegado el momento partiría "ligera de equipaje, casi desnuda, como los hijos de la mar". Así se fue. Como Machado. Y el mismo día.


Su blog sigue abierto. Ella está allí. Ella, la mujer maravillosa que dos días después de someterse a una masectomía, reflexionaba sobre si aquella operación no debería llamarse mejor "menostetamía" y planeaba subir un pie a  los carritos de la medicación  y empujar con el otro para desplazarse a toda galleta por los pasillos del hospital, la que en invierno le cortaba a  su caballo Cuco el flequillo al estilo Amelie y en verano se lo dejaba largo para protegerlo de las moscas, la que le ponía a su gallo nombre y apellidos hidalgos para consolarlo de su timidez, la que plantaba frutales con los nombres de sus amigos. Ella.


En estos momentos me gustaría mucho ser creyente, poder creer en la imagen ideal de un cielo académico, ver a Paradela llegar allí y ser  abrazada por Antonio y Francisco, poetas de pobres y animales. Encontrarse una mesa con mantel de cuadros y disfrutar de una sobremesa larguísima. Eterna no porque también en la eternidad Paradela se pondría inmediatamente a organizarlo todo; convencería a Pedro para instalar un portero automático y lo mandaría a conducir el tractor, segar la hierba, sembrar guisantes y limpiar la cocina. Pero no lo soy, no soy creyente, aunque eso no me impedirá rezar por ella, pensar en ella, agradecerle a ningún Dios en concreto que la  pusiera en mi camino.

 Sus últimas palabras para mí fueron: vida feliz. Pondré de mi parte para que así sea.


Aprendí de Paradela lo que significa resiliencia.

Comentarios

  1. Menos mal que estás aquí.
    ...
    Sólo te puedo decir ahora que la quiero mucho. Y a tí.
    Y que te quedes, y que la foto es maravillosa, en mi color favorito. Verde paz.
    El goce de estar triste lo comprendo, y también me inclina a cierta puerta, y a cierta esquina.

    Un beso Vega, enorme :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre estoy... a veces no se me ve. Gracias Moni. Me too.

      Beso

      Eliminar
  2. Preciosa despedida....
    Un beso y animo es ley de vida,eso es lo unico que tenemos cierto.

    ResponderEliminar

  3. La fotografía... no puede ser más hermosa... para tan triste ocasión. Eso sí, tus palabras superan toda esa hermosura.
    Has hecho una despedida, sin despedirla, que es de lo más bello. Cálida y humana, resaltando todo aquello que la hizo tan querida (yo no tuve la ocasión de visitarla. (y algo me he perdido)
    Con tus palabras, ella, y todos us amigos, estarán muy satisfechos. Has dejado un enternecedor testimonio.

    Un beso

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho te has perdido ;) pero estás a tiempo. Los comentarios ya no están disponibles, pero las entradas sí. Creo que te gustaría mucho conocerla

      No la despediré,Ñoco. Creí que se estaba despidiendo únicamente la vida bloguera, no de la vida-vida y le envié un correo diciendole lo mucho que la quiero y que yo nunca la siento lejos, sólo ausente. Así seguirá siendo. Lo último que hay en su muro de facebook es una reflexión acerca de que para las mentes bien organizadas la muerte es sólo la siguiente gran aventura. Estoy muy triste y me siento un poco huérfana, pero me consuela mucho saber que vivió como le dio la gana y murió como quiso :)Esa fue otra de sus grandes lecciones. Debió ser una maestra excepcional. Y en medio de esa tristeza me he reído a carcajadas con su blog que he vuelto a leer entero desde el principio.

      Muchas gracias. Un beso

      Eliminar

      Eliminar
  4. Después del comentario tan acertado del maestro,¿que más se puede decir?.
    Sería bonito asar las castañas que cosechó y calentarse con la leña que picó para el invierno.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sería :)

      Besos Tejón y Mila. Gracias. Siempre.

      Eliminar
  5. Gran despedida para una gran mujer como era María Jesús pero ella lo merece, desde luego. Creo que somos muchos los que la echaremos de menos.
    Realmente no sé que es mejor, si la foto o el texto.
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Somos muchos. Y la echaremos de menos mucho. Un abrazo Juan Carlos. Gracias

      Eliminar
  6. No conocí a María Jesús. Sabía de ella, vi sus comentarios en varios blogs amigos, incluso más de una vez visité el suyo. No me enganché, y eso que reconocí muchas cosas en común: no se puede abarcar todo. Siento, como Ñoco y tantos otros, que algo me he perdido, intentaré ponerle remedio.
    La foto, el texto, son magníficos. Yo quiero uno así cuando llegue el momento :D
    Es una frase que por tantas veces dicha casi ha perdido su sentido original; pero son justo las palabras que quiero decir ahora: Te acompaño en el sentimiento, Vega. Si puedo hacer algo, cuenta conmigo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te vale, yo quiero uno así :P Es el tipo de comentario que habría hecho ella.
      Yo creo que las palabras nunca pierden su sentido, a veces nosotros si lo perdemos al pronunciarlas sin él. Muchísimas gracias. Ya sabes que cuento contigo siempre.

      Muchos besos

      Eliminar

Publicar un comentario

GRACIAS POR TU COMENTARIO 🤗🤗🤗