JARA&VEGA



Mi niño mayor que sólo (sí, yo soy de los que sigue escribiendo sólo con tilde. Según el twitter eso me convierte en "la resistencia") tiene diez años, las había bautizado con los nombres sonoros y aguerridos de Aquiles y Napoleón. Para la literatura épica apunta maneras el chaval, pero, si fracasa, está claro que no se va a ganar la vida como sexador de gatos. Lo de Jara y Vega se lo puse yo, después de que el niño me dijera, con mucha guasa, que se iban a quedar sin nombre porque de chica no había ninguno interesante. 

 Admito sugerencias para la próxima camada que me temo va a ser numerosa.


Comentarios